Editorial RBP edición #83

Éramos cuarenta niñas con delantal a cuadrillé esperando devorar el mundo y conocer lo que había ahí afuera. Ocurrió en San Miguel, cuna de grandes autores como Pedro Lemebel, cuando la historia alineó los conocimientos de la llamada "cultura popular" frente a nosotras. La responsable fue una profesora de música llamada Sol quien trajo la anhelada receta para hacer florecer a un montón de cabras chicas en un colegio de monjas.

Inmediatamente previo al instante en que nos disponíamos a escuchar, se constituyó un valioso sentimiento al sentir a quien, por instinto, siempre había sido nuestra. En esa escena, nunca estuvimos solas: el silencio de una historia diferente nos abrazó a todas por igual. Sabíamos, ¡claro que lo sabíamos!, éramos capaces de derribar los intentos por invisibilizarnos y dar más.

Al oírla, abortamos la timidez de nuestros cuerpos inofensivos para pasar a tocar con las hohner un oculto himno dedicado al fracaso amoroso, titulado "Ojos Azules". Y así, bajo el goce de quien escucha el sonido perdido, esas futuras mujeres, que ahora pasan los veinte años, sintonizamos por primera vez a Violeta Parra.

Son cien años, cien años de experiencias como éstas, en donde se vuelve importante recordar aquellas vivencias que marcaron épocas primigenias. Y, desde ahí, comienza la inspiración para hacer este especial en honor a tu centenario.

Pero la necesidad no surgió desde el azar. Existía una obligación por parte del equipo editorial de reconstituir tu vida ya no por medio de efemérides, sino que a través del despojo. Te queríamos recuperar de aquellas manos interesadas que administran tu capital artístico y (re) traerte para nosotros: las y los estudiantes a quién dedicaste tus cantos.

¿Qué diría Violeta de las luchas de nuestro movimiento? ¿Qué pensaría sobre los crímenes contra el Wallmapu? ¿Qué sentiría ante la violencia que el centralismo comete contra otras las regiones? ¿Qué opinaría de todas las compañeras asesinadas por el patriarcado? ¿Qué harías Violeta al ver sucumbir a Chile ante las decepciones y promesas incumplidas?

Tengas o no respuestas, desde la Bello Público sabemos que vives en cada una de nosotras y no en la gestión de miembros de la élite como Cecilia García Huidobro, directora del museo que lleva tu nombre y quien por lo demás suscribe a la derecha nacional.

Quisimos hacerte un homenaje porque no te queremos pulcra, santa, ni dentro de exhibiciones higienizadas para la clase alta. Tampoco te queremos obligada a ser madre, perseguida o sujeta de mordazas. Eres nuestra Violeta, somos tus niñas inquietas que con furia y responsabilidad abrazamos tu legado como artista, compositora, folclorista, poeta y ante todo, como mujer. Desde esta revista te abrazamos sin miedo porque simplemente nos enseñaste a ser políticas, audaces y disruptivas. 

Javiera López Layana, Directora Revista Bello Público

PUBLICADO EN RBP #83 SEPTIEMBRE - OCTUBRE

Acerca del Autor

Bello Público

Más artículos de este autor.

Comparte lo que lees

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • Oh... que veo harto con los ojos abiertos Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Instagram @bellopublico