La tradición pesquera chilena siempre se ha percibido como un mundo altamente masculinizado, tanto por el folclore que la rodea como por las exigencias físicas del oficio. Sin embargo, existen mujeres invisibilizadas que realizan las mismas labores que sus compañeros, con la misma destreza. Mujeres que trabajan largas jornadas contra el frío y la salinidad marina, mujeres de manos firmes y ojos despiertos.

Porque nosotros tampoco hemos superado el doble triunfo de Sujey e Ítalo, teníamos que sacar otro texto en su honor. Y es que no siempre se ve a dos estudiantes de la Chile, que representan a contextos -para muchos- contraculturales, ganando un premio millonario y teniendo tribuna en la televisión abierta. Justicia divina que le dicen.

Cuando se habla de ciencia ¿en qué nombres se suele pensar? Stephen Hawking, Albert Einstein, Isaac Newton, Charles Darwin y quizás, en Marie Curie. Son muchas las mujeres que fueron olvidadas por la historia de esta área típicamente masculinizada, y hay otras que hoy abren su propio camino a pesar de todos los obstáculos. Las cifras son preocupantes y dejan en evidencia la brecha de género. Según datos de la Unesco correspondientes al 2017, del total de científicos investigadores, solo un 32% son mujeres. Esta situación se ve agravada en el área de la ingeniería y la tecnología, en las que hay solo un 19% de representación femenina.

“Universidad de Chile” es un título que define a dos instituciones: una casa de estudios y un equipo de fútbol. El vínculo que históricamente los unió hoy no existe; sin embargo, los hinchas siguen soñando con que la Casa de Bello se reconcilie con el proyecto social y deportivo que dejó atrás.

Eran hombres, mujeres y niños acostados de forma horizontal, unos sobre otro, en la parte trasera de un pequeño camión, a quienes taparon con un plástico que no los dejaba respirar. Eran en su mayoría bolivianos y peruanos, pero también había colombianos y dominicanos. El coyote boliviano les cobró más de cien dólares para cruzar la frontera que une Bolivia con Chile. Fanny es una de las tantas migrantes que ha ingresado a Chile irregularmente. Forma parte de un número que aún es desconocido, se trata de una cifra negra, nadie sabe cuántos son ni cómo ni por donde entraron. Sin embargo, están aquí, sin papeles, sin identidad y sin derechos.

Comparte lo que lees

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • Oh... que veo harto con los ojos abiertos Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Instagram @bellopublico