A un mes de su arribo a la cabeza de la federación, la estudiante de Derecho y militante de Izquierda Autónoma (IA) habló con la RBP sobre la movilización feminista en la Universidad de Chile y adelantó detalles del proceso refundacional de la FECh.

Por Christopher Jerez Pinto

Fotografías por Marco Jiménez

“Debemos entender que no puede existir educación pública si ésta no es feminista”, decía Karla Toro en su discurso tras asumir la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh). Esta frase refleja la impronta que la estudiante espera entregar a la organización, de cara al congreso refundacional que iniciará en las próximas semanas.

Hace poco la federación enfrentó los cuestionamientos hacia su escasa vinculación orgánica con la movilización feminista en la universidad, al mismo tiempo que ésta decidía la suspensión por tres meses de su presidente, Alfonso Mohor, tras una investigación que lo declaró culpable de negligencia grave durante su gestión en el Centro de Estudiantes de Ingeniería (CEI) 2017.

Semanas luego de conocida la sanción y acusando incapacidad psicológica para continuar, Mohor decidió renunciar al cargo, abriéndole la puerta de entrada a Toro, según mandataban los estatutos de la organización.

-Viste desde afuera todo el proceso que terminó con la renuncia de Alfonso Mohor, ¿qué aprendizajes crees que quedan para la federación?

Hubo muchos problemas en la discusión del tema de Alfonso. El pleno de federación estuvo encerrado en si destituían o no al presidente cuando había una movilización feminista en alza. Ahí el pleno no tuvo capacidad de dar respuesta. Uno de los aprendizajes es que nos tenemos que poner a disposición de las movilizaciones sociales. A mí me parece muy importante que nuestras compañeras organizadas hayan levantado vocerías interfacultades, porque eso ya demuestra que la FECh sin feminismo no da abasto.

 

Militante feminista

Karla Toro valora la ola feminista como un hito histórico que ha sido muy importante por “todo el trabajo y reflexión atrás de la construcción de esta movilización”. Por su parte, la estudiante cuenta que participó activamente en la toma de la Facultad de Derecho, destacando la primera asamblea de mujeres multitudinaria levantada en ese espacio.

En ese sentido, la instalación de las consignas feministas viene desde la campaña de Toro para llegar a la federación en noviembre de 2017, e incluso antes en su trabajo político. “Los trapos sucios se lavan en público cuando se trata de nosotras”, era el slogan de su proyecto federativo. “Era importante poner la educación no sexista como el eje de las discusiones generales”, cuenta.

-Desde la federación se hizo una autocrítica a su casi nula participación orgánica en la movilización feminista de hace unos meses, ¿cuál debió ser el rol de esta?

La federación todavía está bastante alejada. Yo creo que hay mucho que aprender. Esta federación se tiene que poner a su disposición. También los centros de estudiantes, que tienen que ver cómo trabajar con las compañeras, y no digo que se vayan a meter a las comisiones, pero que sí estén dispuestos a dar debates dentro de sus espacios. Que abran las discusiones. Es importante entender que el feminismo llegó para quedarse.

-La movilización feminista de este año se considera histórica y desde ella se resolvieron muchas demandas importantes de las mujeres de la universidad, ¿qué deudas van quedando? ¿hacia dónde se debe avanzar ahora?

El trabajo de nuestras compañeras fue fenomenal, fue un muy buen trabajo que logró sacar adelante un petitorio, que no sólo aglutinó a estudiantes organizadas, sino que a funcionarias y profesoras también. Eso ya es un triunfo para mí, porque pusimos el tema sobre la mesa y nadie lo puede evadir. En ese sentido, las deudas pendientes están en rectoría y en los decanatos. No bastan las buenas intenciones ni los papeles firmados. Y ahí hay que ver en concreto cómo vamos a avanzar, por ejemplo, en que las "carreras femizadas" reciban más dinero o cómo hacer que las profesoras se sientan parte de un conglomerado académico, donde no sean excluidas. Principalmente, falta que tengamos políticas claras en la universidad.

Hace unas semanas, el medio “Es mi fiesta”, mediante un reportaje, reveló graves negligencias en un caso de violación al interior de Revolución Democrática (RD), donde no se protegió a la víctima y su mismo agresor tuvo más garantías que ella. Este incidente generó una crítica en algunos sectores feministas hacia la dualidad de la mujer como feminista y militante de un colectivo político.  

-Tú eres militante de una organización del Frente Amplio también, Izquierda Autónoma, ¿cómo enfrentas esos cuestionamientos?

El feminismo llegó y desbordó no sólo a organizaciones sociales como la FECh, sino que a los mismos partidos políticos. Si las organizaciones políticas se construyen bajo lógicas patriarcales, es bueno que hoy estén cuestionadas. Ya sea a RD o a todas las organizaciones que hemos tenidos casos de violencia machista. Lo importante es pensar en cómo respondemos con altura de miras. Y no estar sólo discutiendo sobre si sacamos o no a determinada persona, en lugar de elaborar política enfocada en el género, donde no sea un elemento más, sino que permee todas las políticas a impulsar.

 

A refundar la FECh

Respecto a la federación, su diagnóstico es el mismo que han elaborado los miembros del pleno y la comunidad en general: la FECh está en crisis y existe un grave problema representación hacia las bases.  Para la presidenta, lo primordial es “volver a existir como un actor relevante a la interna de nuestra universidad”.

“Por eso es tan importante que las organizaciones sociales participen en el congreso. Que no sea sólo para poner la chapa, sino que la FECh empiece a pensar en cómo hacer política enfocada en la extensión de la universidad, en el género y otros temas”, comenta Toro.

-¿Qué se espera obtener en concreto del proceso congresal?

Uno de los objetivos principales que tenemos como presidencia es poder situar al feminismo como uno de los principios orientadores de la organización. Y además de eso, abrir la discusión en torno a una mesa cerrada o abrir discusiones sobre la utilidad de los concejeros, por ejemplo. Pero lo más relevante es como ponemos la organización al servicio de las disputas de las distintas secretarías, por ejemplo. Y que no solo sean asuntos de dinero los que los unan, sino que un trabajo conjunto.

-¿Cómo se espera convocar a las bases desencantadas a estas instancias?

Desde presidencia tomamos la decisión de reunirnos con distintas organizaciones sociales, invitándolas al congreso y también siendo sumamente autocríticos de cómo hemos estado funcionando. Las distintas organizaciones sociales, que son muchas, nos dirán en qué ha estado fallando la federación y cómo ésta les serviría a ellas. Ahí empieza el proceso de congreso, pero con los estudiantes. No sirve ese congreso solamente con la gente del pleno, necesitas a tus compañeros organizados también.

-Actualmente, ¿cuáles crees que son las demandas más importantes y urgentes del movimiento estudiantil?

Lo principal es poner el foco en el fortalecimiento y expansión de la educación pública, y es en este sentido donde la educación no sexista logra permear todo esto. Si nosotros no ponemos el debate del fin al endeudamiento, por ejemplo, vamos a seguir perpetuando el hecho de que las mujeres somos las más precarizadas. El foco debe estar puesto en la educación pública no sexista, en terminar con la deuda que afecta principalmente a las mujeres y también la condonación del CAE, para que finalmente el estado se haga cargo de una política fracasada que implementó, donde fueron los bancos los que se llenaron los bolsillos con la educación. Y ahí las mujeres tienen un rol principal, porque las más endeudadas somos nosotras, ya que en el mundo laboral ganamos menos dinero. Por eso es tan relevante volver a retomar estas demandas.

Acerca del Autor

Bello Público

Más artículos de este autor.

Comparte lo que lees

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • Oh... que veo harto con los ojos abiertos Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Instagram @bellopublico