En un hilo que demora 49 minutos en recorrer nueve canciones, la segunda producción de la banda santiaguina suma nuevos ingredientes tales como la experimentación vocal, unas guitarras pesadas, otras texturas y tres colaboraciones con músicos nacionales.

Por Pedro Marín Quezada y Andrea Valderrama Yevilao

Fotografías: Andrea Valderrama Yevilao

Luego de tres años, el quinteto vuelve a los escenarios para hablar de romanticismo de principio a fin, pasando por altos y bajos evidenciando el sufrimiento, el susto y el miedo de una relación.

Simón, Pepe, Felipe (Blondie), Nacho y Diego conversaron con la Bello Público sobre el lanzamiento de su segundo disco “Lance” a cargo de Quemasucabeza, luego del quiebre del sello Piloto por las denuncias de abuso sexual y violencia machista -tanto en las bandas como en la orgánica del sello- expuestos en los reportajes de POTQ Magazine.

 

"Lance": El segundo disco

Grabado en 2017 y con material recopilado del año anterior, la banda decidió luego de una larga pausa, lanzar esas canciones que compusieron con muchos elementos sonando a la vez.

Blondie, desde el bajo, comenta que “el foco está más en las texturas -en algunos momentos del disco- que en el tema melódico de una canción tradicional”. En ese sentido, el vocalista, Simón, asegura que “tiene que ver con la forma en que se hizo porque este disco igual es más Hi-fi”.

"Lance" fue trabajado en vivo por el ingeniero en sonido Víctor Muñoz en el Nancy 57, un estudio al que bautizaron así porque tenía “el peor nombre de la historia”, según Nacho.

Según el baterista, Pepe, esta vez “los detalles están mucho más al frente y suena más definido. Antes se ponía mucho efecto como para tapar un poco”.

Pero Víctor tenía una idea diferente: poner lo justo y necesario.

Simón: Nosotros llegamos a ese estudio por Cristián Heyne. De hecho, pre-producimos el primer single ("Contigo") con él e íbamos a hacer juntos el disco entero, pero por cosas personales, Heyne dejó muchos proyectos, y entre ellos el nuestro. Así que empezamos a barajar nombres de ingenieros que a él le gustaban, hasta que yo me acordé de Víctor, quien producía las Sesiones 45 de Radio Zero.

-Particularmente en "Sufre" y "Contigo" hay tintes muy románticos en las letras ¿Podríamos hablar de un disco de amor?

S: Más que de amor, yo creo que es romántico. Tratamos de seguir una estética de ese tipo, de armar esos relatos en las letras, pero no de una forma tan obvia, sino que mostrando todos los matices dentro de una relación. Por ejemplo, Lance  que -para mí- es la canción más importante, es super romántica y tiene como cinco minutos de puro ruido.

-¿La canción está dedicada a alguien en específico?

Pepe: Nah, yo creo que al final es más como la la imagen real que tiene el amor. Es más allá de lo que nos han enseñado y cargado, tiene muchas más aristas, las cuales se pueden abordar desde el ruido y la confusión. Cuando uno se enfrenta a primeras o segundas relaciones aprende cosas nuevas, te das cuenta que el amor nunca fue como te contaron que era o como te lo expresaban en la publicidad o la televisión. Era una hueá totalmente diferente y eso te atrapa.

S: Aparte pasó que yo terminé una relación súper larga cuando empezamos a hacer el disco y que, además, los chicos estaban pasando -o habían pasado- por procesos similares.

Nacho: Estábamos todos pateados.

Blondie, entre la risa y los nervios agrega que al momento de ordenar los temas del disco “se expresó esa idea de las múltiples facetas del romanticismo, no analogándola con el amor”. Simón dice que “por eso las últimas tres canciones del disco hablan como del final de una relación”.

-Eso está bien marcado dentro del disco en cómo el ruido va avanzando. Eso sí, ya no hay muchas referencias a lugares que ustedes habitaban en el Nonato, pero si hablan acerca de ir a la playa ¿Tiene que ver con un estado mental?

S: Sí, yo siento que tiene que ver más con eso que con que yo vaya a la playa muy seguido, nunca voy a la playa realmente.

Blondie: Quizás son más las ganas de virarse.

-Respecto a eso, en el Nonato Coo se hablaba harto de La Florida y Puente. En cambio, en Lance no hay mucha descripción de espacios ¿Tiene que ver con que el disco es más introspectivo?

Diego asegura que sí es más íntimo y Simón explica que la descripción de espacios era un recurso que utilizaba para “aterrizar esos pensamientos”.

S: Había harta inquietud por hacer cosas, harta energía. En esa época sentía que estaba en una especie de reposo pero que me iban a pasar muchas cosas estimulantes. Nuestras vidas eran distintas en hartos sentidos. Algunos estaban terminando de estudiar, nosotros nos habíamos salido de la U con el Pepe y todo parecía más o menos terrible.

P: Es como el momento en que una persona termina la carrera. Le prometieron un mundo culiao' inexistente: que iban a conquistar el mundo y no pasa na'.

B: Es que ser adulto es una mierda.

P: Y tienes ingenieros repartiendo pizza. Entonces, es así la hueá. Ese mismo sentimiento se llevaba ahora a una hueá que podía ser mucho más fructífera en un mundo muy lúgubre.

S: Era como: “Por fin me liberé de esta hueá”. Ya no estaba estudiando y podía hacer cosas. Bueno, en nuestro caso dejamos los estudios porque la escuela donde estábamos se acabó. Pa mí fue lo mejor que me podría haber pasado, siento que estamos más concentrados en lo que estamos haciendo porque hemos encontrado la forma en que nos acomoda hacer las cosas. Estamos muchos más tranquilos en varios aspectos, pero igual el resto de la vida sigue siendo como el pico.

Sobre las colaboraciones con Martina Lluvias y Chini Ayarza, Simón comenta que las tenían pensadas hace tiempo. "Con la Chini fue algo parecido a lo que hicimos en Nonato Coo con la Yaney. Es buena dinámica cuando sientes que va avanzando y tienes una fórmula para trabajar, desordenarla o romperla metiendo elementos de afuera", dice.

Igualmente, explica que ambos trabajos se deben a registros que él no podía alcanzar y a una cuestión de timbre. Sin embargo, en el caso de Martina también fue por la necesidad de terminar la letra del tema. Cuenta que, fue bastante fluido: “nos juntamos un par de veces y ya teníamos la letra lista”.

-¿Trabajar más como banda hace la diferencia en el sonido de “Lance”?

S: Yo creo que sí porque la mayor parte del disco está grabada en vivo y, por primera vez, comparto créditos de composición con los cabros. Por ejemplo, “Lance” la hicimos con el Diego, pero más que nada porque yo ya tenía el tema hecho y él tomó la decisión de llevarlo más hacia el ruido, para después retomar una progresión de acordes que yo no había considerado.

El Pepe -además- armó “Javier y los vientos” con todos los sonidos que yo grabé, pero me daba mucha paja ordenarlos.  El Pepe se dio la lata de ordenar todo eso.

Eso era algo que no se daba tanto en el Nonato Coo. Para ese disco grabé un montón de capas de guitarra yo solo. Y, la pega de los chiquillos estaba mucho más determinada por mí. Igual, era porque en esa época estábamos recién tocando en vivo con mayor frecuencia. Ahora, en cambio, ya cachamos lo que nos gusta y las cosas que nos salen bien.

 

 

Influencias musicales

Mientras se produjo el disco, Simón no soltó a Wilco ni a Los Jaivas. Su ejecución y forma de trabajo inspiró las interpretaciones de "Lance". Entre lo estético y lo técnico, Frank Ocean fue un agente vital en la composición de “Javier y los Vientos”. De hecho, la primera maqueta llevaba su nombre.

S: Yo quería que tuviera ese rollo medio experimental que tiene el Blonde: súper pop, pero con momentos muy desgarradores.

En cambio, Pepe estaba sumergido en la proliferación del hip-hop de Kendrick Lamar y Kayne West.

P: Esas eran mezclas que se movían constantemente, había mucha información. Yo quería lograr plasmar eso y chocábamos con el Víctor porque él es mucho más puritano en ese sentido y yo quería que sonara loca la hueá: Así - Pepe gesticula una guitarra y frunce el ceño imitando un tema del disco.

-¿Han pensando en explorar otros sonidos? Pensando en que la “escena” está trabajando otro tipo de timbres e instrumentos relacionados al folklore.

P: Creo que hay una búsqueda timbrística en el piano del Diego y eso es súper determinante en algunos temas sonoramente. A mí igual me gustaría agregar otras sonoridades. Yo no soy multiinstrumentista, pero me gustaría volver para allá. Aunque no creo que tenga que ver con la escena. No me afecta como una presión, es más una búsqueda personal.

S: Sí, en ese sentido no me importa tanto lo que hagan los otros cabros. Aunque obvio que hay cosas que me llaman la atención, pero cachamos que nosotros funcionamos de manera distinta.

-¿Cómo influye Diego en esta nueva producción?

S: Tiene una sensibilidad más delicada para los arreglos. Nosotros somos buenos para tocar fuerte y para el ruido. Eso nos obligó a tomar otros caminos. Además, tenemos más recursos de sintetizadores, samples y efectos que ahora podemos reproducir en vivo.

 

Cambio de casa

Luego del escándalo que significó la publicación de un extenso reportaje de POTQ sobre casos de actitudes machistas, acoso y violación por parte del equipo y bandas asociadas a Piloto, los Niños del Cerro deciden retirarse.

-¿Cómo fue salir de Piloto y llegar a Quemasucabeza?

S: La salida de piloto fue porque toda esa energía entró en crisis y murió el año pasado, al menos para nosotros.

Simón cuenta que, hacia fines de 2017, el sello no respondía con la eficacia y rapidez necesaria para el ritmo de trabajo de la banda. En enero de este año, entonces, se contactaron con QSC.

P: En Piloto trabajabamos con amigos, que sí, es bacán y podí lograr muchas cosas, pero esas relaciones de amistad siempre se vician porque se confunde el trabajo con la amistad y uno se vuelve más permisivo. En cambio, en QSC ,si bien buena onda, es como una empresita. Tienen una manera más profesional de responder.

S: Sentíamos que era injusto para nosotros, dedicándonos de lleno a la banda, que nuestra contraparte -Piloto- fueran hueones que se dedicaban en su tiempo libre al sello y hasta donde podían. Era desgastante tanto para ellos como para nosotros, insostenible. En Quemasucabeza, en cambio, el trabajo es super parejo.

-¿Cómo repercute en ustedes el destape de las situaciones de acoso y abuso expuestas en los reportajes de POTQ?

S: Fue súper complejo porque fue ver toda una hueá que ya estaba armada caer de a poco y enterarse de cosas que no sabías que estaban pasando.

-¿Hubo aclaraciones desde Piloto explicándoles la situación?

S: Sí, hubo un momento en que se habló. Salieron la Coni (Rifo), el Ariel (Díaz) y el Seba (Silva); y todo eso se transparentó. Nos reunimos y nos dijeron: “Cabros, esto es lo que pasó”.

-Entonces, cuando dijiste que estaba quedando “la cagá” en Piloto ¿Es sólo por eso?

P: Fue como enfrentarse a un paradigma distinto, como sociedad y como jóvenes. Hueón, a cosas que pa nosotros estaban súper normalizadas, de repente se les puso un freno.

S: Es que por eso nosotros no lo notábamos, ¿Cachai? Porque todas esas hueás “pasaban piola”. Dabas por sentado ciertas cosas.- Entrecomillando con sus manos.

P: Uno pensaba que la persona que tenías al lado ya no le pasaban esas cosas, que no había ese tipo de violencia. Como si no pasara. Entonces, fue cuático verse envuelto en eso.

S: Aunque en el caso de nosotros, ninguno de los cinco estuvo directamente involucrado todos estos cabros eran gente que nosotros veíamos todas las semanas, todo el tiempo, en tocatas, eran amigos.

-¿Qué sienten al saber que son de las pocas bandas de la “escena” que no han sido funadas por violencia machista?

B: Yo creo que es una invitación para nosotros a revisarnos igual. Que no nos hayan funado no significa que no incurramos en conductas machistas reprochables.

S: Yo creo que ahora es una constante para todos quienes vivimos en esta dualidad entre educación muy machista y una nueva enseñanza. Es vivir pisando muy bien, intentando hacerse consciente de lo que uno hace y de cómo se relaciona con el resto.

Respecto al tema, Simón y Nacho aseguran que el hecho de no estar involucrados en casos de violencia machista no es motivo de alarde, sino que por el contrario debería ser lo normal dentro de las bandas.

-¿Cómo ven la proyección de la “escena” indie tomando en cuenta todos estos quiebres?

B: Quizás no es normal la forma en que sucedieron las cosas en cuanto a los casos de abusos y funa, pero es muy común que las bandas se disgreguen y que vengan nuevas generaciones de gente a tocar. Lo veo como la sucesión natural histórica de la música. Aunque igual da como lata porque está ese aspecto nostálgico de la volá colaborativa que teníamos con las bandas de ese momento que era muy rico de vivir, pero los rumbos crecen y las bandas cambian.

De hecho, las proporciones de donde tocan también son diferentes. Desde hace un tiempo la banda no se presenta sin un escenario para montar su espectáculo músical. La banda atribuye esta decisión principalmente a obtener mayor comodidad para tocar de forma "prolija" y "hacer shows mejores por el sonido".

-¿Sienten que pueden perder público al perder esa cercanía?

S: No y tampoco me importaría. Aunque obvio que igual están los hueones que dicen: “Ya, filo, no voy a escuchar nunca más Niños del Cerro”. Y yo pienso: “Hueón, ¿Cómo no vai a escuchar el disco nuevo? Si suena mejor que la otra hueá”. Es una estupidez. A mí no me puede importar menos esa hueá.

P: Aunque claro, igual influye esa sensación de “venderse a la industria”, pero ¿Qué es venderse a la industria? Todos acá somos hueones de clase media y no hay tanta plata. Realmente si hubiera gente que viera que gano algo de plata con lo que hago y amo, debería alegrarse porque yo estoy generando algo de capital. Es súper raro. Eso habla caleta del chileno que dice: “Oye, estos hueones antes cobraban dos lucas y ahora cobran siete”, pero yo no puedo pasarme diez años toda mi vida vendiendo una entrada de dos lucas con lo cual no alcanza pa comer.

S: Si la inflación existe po’ hueón. Si la vida es más cara que el año pasado.

P: Tampoco nadie se está forrando. Si Quemasucabeza igual es a pulso, nadie se vuelve millonario con la hueá. Es cuático. Eso es loco: el chileno que está a disgusto con la persona que le va bien porque está medio cagao igual.

B: Es una realidad nacional, en síntesis.

***

Por ahora los Niños del Cerro planifican su gira por Argentina, México y Perú; y pretenden hacer el lanzamiento oficial a fines de este año. Por ahora, puedes escuchar el disco en digital descargando el disco gratuitamente hasta la medianoche de hoy o en la plataforma Spotify.

 

Acerca del Autor

Bello Público

Más artículos de este autor.

Comparte lo que lees

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • Oh... que veo harto con los ojos abiertos Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Instagram @bellopublico