Homosexual, activista, portador de VIH, escritor y periodista. Una loca infranqueable que de luchas y protestas sociales sabe bastante. En la edición #81 de la Bello Público conversamos con uno de los rostros más conocidos de la disidencia sexual chilena: Víctor Hugo Robles, el Che de los Gays.

Por Equipo Editorial RBP

Tegualda #1832, Ñuñoa. El patio de la Fundación Savia lo rodea y largas enredaderas acompañan su relato. Viste un chaleco rosa que hace juego con el colorido pañuelo que lleva en el cuello y su rizado cabello negro. Víctor Hugo Robles es uno de los personajes más icónicos de la disidencia sexual chilena. Un activista que poco sabe de quedarse en silencio frente a los atropellos que a diario sufren sus compañeras y compañeros.

Entre crítica social y protesta nació el personaje del “Che de los Gays” hace 20 años. Provocadoras performance e intervenciones públicas han marcado la vida del periodista egresado de la Universidad de ARCIS. Casa de estudios a la que le agradece gran parte de su formación. En este lugar nadie lo hizo sentir diferente por ser homosexual. Es más, siempre recibió muy buenas notas y comentarios por los temas que trataba en sus trabajos.

Sus mejores años los pasó en la institución, declara, y hasta hoy destaca la entereza del proyecto. “Me interesó la universidad porque se perfilaba como una institución crítica. De izquierda. Un plan educativo que uso las herramientas que había entregado la dictadura al mercado básicamente para salir adelante”, cuenta Robles.

Se define como “una vieja loca que está metida en política social comunitaria” y desde la vereda de las comunicaciones ha hecho bastante. Ha escrito dos libros, condujo el programa “Triangulo Abierto” a través de la extinta Radio Tierra y ha aportado con sus conocimientos comunicacionales a diversas fundaciones y organizaciones sin fines de lucro. El activismo lo ha llevado desde su disciplina.

¿Por qué asocias el periodismo con la lucha social?

Porque en ese tiempo, yo creía que las comunicaciones eran muy importantes para nuestra lucha. El poder de comunicar, construir medios propios, de hecho, tener un programa radial para mí fue fundamental. Tal vez la primera performance. Ahí pude entender el poder que tiene un micrófono. Que tienen los medios de comunicación. Comencé a asumir el periodismo como una tribuna de lucha, como un arma, como un fusil. En vez de tirar balas, tu tiras ideas, conceptos de cambios, transformación y revolución.

Una vida insurrecta 

La última década ha estado marcada por algunos avances a nivel legislativo y de discusión pública sobre temáticas que Víctor Hugo ha tenido en su horizonte desde su juventud. Han pasado los años, pero el “Che” no ha abandonado sus principios más radicales. Sigue criticando con dureza el rol del Estado en las problemáticas de las que se ha hecho parte. El conformismo no es algo que esté dentro de su discurso.

“Creo que efectivamente hemos avanzado en derechos legales. Primero la despenalización de la sodomía el año 99, la Ley antidiscriminación, la Unión Civil, la Ley de Identidad de Género que se está tramitando en el parlamento, son todas leyes importantes. Sin embargo, yo siento, porque estoy más bien en el brazo cultural del movimiento, que las transformaciones tienen que ser culturales. Tienen que partir de las bases, de la comunidad. Por eso que me dedico al periodismo comunitario y sigo participando en organizaciones sociales”, reflexiona.

En noviembre del 2016, un grupo de dirigentes y dirigentas de la diversidad sexual se reunió con el candidato presidencial Alejandro Guiller. La cita pretendía conocer las propuestas del político respecto a temas relacionados a la disidencia. El “Che”, Fundación Margen y Fundación Transitar salieron del Ex Congreso Nacional conformes. A casi seis meses de la reunión, Robles destaca que el actual senador cumplió todo lo que prometió en esa instancia.

Para el “Che”, el aprovechamiento político es cosa de todos los días. Es sabido que, durante los últimos años, las figuras públicas ligadas al mundo de la política institucional han intentado apropiarse de muchas de las consignas de los movimientos y/o luchas sociales. Según el periodista, estos personajes se pisan la cola constantemente.

“La diversidad es tan amplia que hasta la alcaldesa Matthei está a favor, pero cierra la oficina de la diversidad, bota libros de la biblioteca pública, pero ella es pro-diversidad. Entonces a la diversidad hay que ponerle apellido y práctica política concreta. Ponte tú el alcalde Alessandri, con el que estuvimos juntos pero no revueltos en el aniversario de la muerte de Daniel Zamudio, dio un discurso bien sentido, pero resulta que en su municipio no trabaja ningún travesti”, critica.

A Víctor Hugo le molesta el silencio de aquellos nos intentan comprar el voto cada cuatro años. “Respecto del VIH, no escuchado ni una palabra, excepto a Guillier que nos mandó un saludo a propósito del libro ‘‘Sida en Chile’’, pero no he escuchado a Piñera hablar sobre educación sexual y VIH. No he escuchado a Beatriz Sánchez sobre lo mismo. Sería interesante escuchar a Goic y saber qué piensa la DC sobre todo esto”, reclama refiriéndose a que la disidencia no está siendo tomada en cuenta realmente.

Feminismo de prácticas y luchas

El Che de los Gays se considera absolutamente feminista. Considera que la lucha del movimiento homosexual siempre ha estado muy ligada a la historia del feminismo chileno. “Uno no nace ni hombre ni mujer, se hace”, reflexiona. En 20 años Víctor Hugo ha visto cómo ha evolucionado y se ha construido el movimiento de mujeres en Chile.

¿Cómo te has relacionado con las luchas feministas?

Nosotros fuimos cómplices (los movimientos de la disidencia sexual), recibimos todo el apoyo de lo que fue inicialmente la Casa de la Mujer La Morada, que fue un espacio inicial y fundador del feminismo del último tiempo, en la transición a la democracia, en la post dictadura. Hicimos un programa radial: no lo hicimos en la Radio Duna o Radio Agricultura. Fue en la Radio Tierra, que fue la primera radio feminista de Chile y América Latina, que desgraciadamente ya no está al aire. Yo tengo una historia con el feminismo: de prácticas y de luchas. Soy completamente solidario con todas las demandas de mis compañeras.

En septiembre del 2016, el “Che” declaró a “El Desconcierto” que: “La primera lucha es siempre la de clases, las sexuales vienen después”. Este comentario fue ampliamente criticado por algunos actores sociales, principalmente mujeres feministas. Robles aludía a que no todos los integrantes del movimiento LGBT eran buenos, puesto que la clase alta tenía convicciones y contextos distintos.

A algunos meses de esa declaración, ¿crees que es contradictorio avanzar hacia una militancia feminista?

Primero, me criticaron mucho por esa cuña que no quise decir. Siempre he sentido que la lucha de clases ha tenido mucha importancia en mi propia vida, mucho más fuerte que otras luchas.  Pero, es muy difícil priorizar, porque todas las luchas van intercaladas con la sexual, la de género, la económica…pero bueno, tengo una matriz marxista que me hace pensar que, si tuviera que privilegiar una lucha, sería esa. Pero evidentemente, va unida a otras.

Víctor Hugo considera que la izquierda aún está en deuda con los derechos sexuales y también respecto a las demandas de las mujeres. “En el socialismo, estaban las famosas ‘‘unidades militares de apoyo a la producción’’ que se crearon en Cuba, donde se enviaban a los homosexuales para rehabilitarlos. O sea, hay toda una concepción de pasado que no queremos vuelva a ocurrir, que no está ocurriendo ahora, pero que pasó. Hay que reconocerlo, y aquí en Chile igual ocurrió”, fundamenta el “Che.

El activista recuerda el actuar de la prensa de izquierda durante el año el 1973 que condenó y demonizó las primeras manifestaciones del movimiento disidente. Según, el escritor: “hay un claro historial de desencuentro (de la izquierda) con las luchas género y de identidades sexuales”.

“Poco a poco han ido poniéndose al día, y ha sido gracias a compañeras como Gladys (Marín). Una de las primeras que entendió que esta no era sólo una lucha de clases, también involucraba género. Por eso mismo ella fue la primera presidenta mujer de un partido político tan machista como lo es el PC”, cuenta Robles.

“Creo que hay mucho que hacer más allá de declararse feminista, sino que tener prácticas que sean reconocidas como feministas. Porque puede ser muy cómodo y políticamente correcto asumirse como feminista, pero ¿cuáles son las veredas que compartes con tus compañeras?, ¿cómo armas tu vida cotidiana? Me parecen más interesantes las prácticas que las declaraciones y discursos, pues son estas las que nos van definiendo”, interpela el “Che”.

Sobrevivir para revolucionar 

El Che de los Gays es portador de VIH desde el año 1993. Conoció la realidad del virus de hace 24 años, donde las políticas públicas y condiciones materiales eran aún más deficientes que ahora. Para Robles, el tema de la educación sexual es una preocupación diaria. Por lo mismo, trabaja activamente en organizaciones como Fundación Savia o la ONG Redes de Orientación en Salud Social (REDOSS), proyectos que buscan la orientación y concientización respecto al VIH.

“Yo vengo de la época en donde no había remedios para todos. Entonces teníamos que esperar para salir en una tómbola desde el primero de junio del año 94. Tuve que esperar que una persona falleciera para yo heredar esos medicamentos. Se llamaba Manuel Rodríguez más encima el caballero. Yo vengo de esa generación”, cuenta nostálgico el activista.

Las altas cifras de contagio del virus en jóvenes que bordean los 15 años -particularmente de las comunidades de la diversidad sexual- son números inquietantes para Víctor Hugo. “Ellos nacieron y se están desarrollando en una época donde el SIDA ya no es símbolo de muerte (…) los jóvenes gays casi no usan medidas de precaución. Van a una fiesta, lo pasan súper y consumen todo lo que se puede consumir, pero no piensan en todos los riesgos que hay. Es una hipersexualidad asumida, pero sin prevención”, reflexiona el “Che”.

“Pienso en esos jóvenes que creen que vivir con VIH es algo normal. No es normal vivir con una enfermedad que no tiene una cura y que además tiene que ser una enfermedad tratable, pero que no tiene una esperanza de vida, que no sabemos en qué minuto tu cuerpo va a resistir la medicación. Para qué decir el estigma social”, argumenta.

“Lo que me interesa a mi es poner el ojo en los grupos más segregados: las personas viviendo con VIH, las personas transexuales, particularmente mujeres transexuales pobres que se dedican al comercio sexual y también indígenas viviendo con VIH. Grupos que no han sido incluidos en todas estas prácticas de inclusión. Esas luchas también tienen que tener un modo de comunicar, eso intentó hacer”, sincera el comunicador.

***

A esta vieja y rebelde luchadora le cuesta hablar del futuro. Ha recorrido un largo camino y sabe que la vida es muy incierta. Sin embargo, energías para seguir trabajando en pos de sus convicciones aún le quedan. El “Che” no es pretencioso al hablar de proyectos venideros. “Uno aprende que la vida es un cotidiano”, dice.

¿Tienes algunos desafíos pendientes?

Me gustaría vivir más, ser sobreviviente del VIH/SIDA. Me gustaría que llegara el día donde descubran la vacuna. Me gustaría seguir escribiendo. Creo que hay mucho todavía que investigar. Escribir la historia del movimiento homosexual.

Para Víctor Hugo, a la lucha social le queda mucho por recorrer y varias plazas por conquistar. Nada se le ha entregado fácil al pueblo y hoy llama a los jóvenes a no decaer. “Piensen que lo que están haciendo ahora es importante. Somos uno de los países con más estudiantes universitarios cada año, y eso lo hemos ganado con protestas y marchas para instalar el tema de la educación como uno de los problemas centrales. Pero, ¿para qué queremos estudiar? ¿Para ganar lucas? ¿O queremos estudiar para transformar el mundo?”, finaliza esta alma apasionada.

Publicado en RBP #81 Mayo - Junio 2017

 

Acerca del Autor

Bello Público

Más artículos de este autor.

Comparte lo que lees

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • Oh... que veo harto con los ojos abiertos Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Instagram @bellopublico