Al costado de la Facultad de Ciencias Sociales en JGM se levantan estructuras de metal entre los árboles. De ellas cuelgan telas multicolores y afirmados vemos a personas que danzan en el aire. Al son de temas como “Do I wanna now?” de los Arctic Monkeys, un grupo de estudiantes se reúne una vez a la semana para desafiar la gravedad. En justa coordinación y balance de extremidades, forman figuras sorprendentes al tensionar las posibilidades del cuerpo. Ese es el panorama del Taller de Telas Áreas, donde el espíritu vuela y tu vida cuelga de un textil.

Por César H. Navarro
Foto por Marco Jimenez

Producto de las movilizaciones del 2016, un grupo de estudiantes de Antropología organizó de manera autogestionada esta iniciativa acrobática circense. Las clases son abiertas y gratuitas. Con un año de vida cuentan con dos estructuras de metal fijas al suelo, cuatro telas, colchonetas donadas por Sociales y una buena convocatoria.

Cada clase inicia con ejercicios de calentamiento y preparación física para luego pasar a trabajar en tela formas de subir, bajar, posturas o hacer nudos que impidan la caída. Términos como “el 360”, “la francesa”, “el coqueto” y “la rusa” cobran sentido con demostraciones continúas y la guía de Andrés Pineda, el instructor que corrige las posturas y da consejos para evitar caídas y para lograr una buena clase para todos los participantes.

Para Andrés, estudiante de tercer año en Psicología y acróbata aéreo, la acrobacia en telas es importante ya que “es una instancia donde se comparte y democratiza conocimiento olvidado por la academia. Es poco común que haya iniciativas que rescaten la conciencia corporal y el trabajo artístico ligado a esto.  Por otro lado, es una buena manera de incentivar la participación en el deporte y las artes”, señala.

En las alturas los cuerpos se contorsionan y giran, aplicando fuerza, resistencia y agilidad. En el suelo -entre la mirada curiosa de académicos que detienen un paseo o amigos que pasan a saludar- se comparten consejos para cuidar lesiones, evitar daños o limpiar ejecuciones.

Las clases terminan con ejercicios de elongación y una gran despedida. Entre risas, la adrenalina disparada y las nuevas cosas aprendidas, los participantes se visten para volver a clases. Tienen exámenes y trabajos, pero saben que durante una vez a la semana pueden dejar eso abajo y lanzarse a volar.

Los talleres duran dos horas y media aproximadamente. Se realizan los días viernes entre 12 y 14 hrs. Si quieres saber más escribe a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Acerca del Autor

Bello Público

Más artículos de este autor.

Comparte lo que lees

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • Oh... que veo harto con los ojos abiertos Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Instagram @bellopublico