Orientada a informar y educar sobre esta forma de violencia de género -y qué hacer frente a ella-, esta campaña de la Dirección de Igualdad de Género (Digen) de la Universidad de Chile ya comenzó su arribo a las facultades de la institución. Mediante distintos materiales de difusión e instancias prácticas buscan instalar el tema en la comunidad.  

Por Paula Rivera y Christopher Jerez
Fotografías por Manuel José Pincheira

La campaña #LaChileDiceNo fue lanzada el 13 de noviembre con el arte de Malaimagen y Víctor Paredes y la voz de la periodista Rayen Araya. Ésta es una iniciativa de la Dirección de Igualdad de Género (Digen), en conjunto con la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones (Vexcom) y Rectoría, quienes hace varios meses viene trabajando el proyecto junto a una comisión triestamental integrada por personas de todas las facultades.

La iniciativa, en la cual secretarías de género y estudiantes feministas tuvieron un rol activo, apunta principalmente al acoso sexual sufrido por mujeres, y está orientada a definir y aclarar lo que es el acoso sexual, cómo se manifiesta y qué consecuencias trae a las víctimas. Igualmente, busca informar de forma fácil sobre qué hacer en caso de sufrir acoso.

Para Carmen Andrade, socióloga de profesión y directora de la Digen, el objetivo es que “nadie pueda decir: “yo no sabía, nunca había escuchado hablar de esto o no me di cuenta". Agregando que en paralelo realizaron “un plan de capacitación profunda sobre acoso sexual y laboral para funcionarios y funcionarias de todas las facultades”.

La campaña se compone de videos explicativos, afiches informativos, graficas e infografías para redes sociales e instancias físicas como stands en las distintas facultades. Todo este material fue previamente expuesto y retroalimentado en la comisión triestamental.

Desde la Digen destacan la importancia del movimiento feminista en la universidad que sirvió para acelerar y profundizar lo que se venía trabajando. “Lo que hicieron que decir ‘esto no funciona, esto hay que mejorarlo, esto hay que ampliarlo’. Posicionaron la educación no sexista, una demanda antigua del movimiento de mujeres pero que nunca se había instalado”, reconoce Andrade.

(Fotografía: Alejandra Fuenzalida)

¿La solución al problema de los sumarios?

Uno de los temas centrales que reclamó el movimiento de mujeres en la Chile fue la inoperancia y lentitud de los sumarios contra docentes acusados de acoso o abuso sexual. El caso más emblemático es el proceso investigativo contra Carlos Carmona, que incluso provocó el estallido de la ola feminista -a nivel local- en la Facultad de Derecho.

Para estos efectos la Digen ha anunciado la creación de la Unidad Central Autónoma que sacará los sumarios de las facultades y pondrá las investigaciones en manos de profesionales capacitados para estos fines. “Debieran ser procedimientos más rápidos y debieran tener resultados más acorde. Partimos de la base de que investigar una situación de acoso no es lo mismo que investigar cualquier otra falta administrativa”, explica Andrade.

Según la directora, la creación de esta unidad respondería a problemáticas como la que se vive en la Facultad de Ciencias Sociales con el profesor del departamento de Antropología, Sergio Flores, quien, a pesar de estar suspendido, denunciado e investigado por abuso sexual, sigue recibiendo un millonario sueldo. Por este caso, incluso, jóvenes feministas llegaron a interrumpir la actividad de lanzamiento de la campaña.

“Lamentablemente en ese caso aún no se cierra el sumario, pero sí lo puedo explicar en términos generales: si nosotras no estuviéramos conscientes de los problemas que tienen los procesos de investigación, no habríamos hecho una unidad centralizada”, agregó la abogada.

 

 

¿Qué viene ahora?

De parte de la Digen, cuentan que además de la campaña y las particulares gestiones de este año, hace varios semestres se vienen realizando cursos de formación general (CFGs) sobre género, violencia y Derechos Humanos. Estos ya se dictan en la Casa Central de la universidad y fueron integrados para inscripción académica en el segundo semestre de 2018, en todos los campus.

Además, la directora de la Digen comentó que la universidad está próxima a iniciar un proceso de certificación en igualdad de género junto al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Esta iniciativa consiste en la creación de un diagnóstico sobre todas las todas las brechas y discriminaciones que se manifiesten en la universidad, no sólo en materia de acoso, sino también en temas de salario, acceso a cargos directivos o segmentación de carreras.

En base a este paneo, la institución debe plantear metas concretas para disminuir toda inequidad que, de ser cumplidas y luego aprobadas por una evaluación externa, harán merecedora a la universidad del “Sello de Igualdad de Género”. “Nos pareció que, a pesar de ser un proceso difícil, puede generar cambios profundos. Es mirar completa la universidad desde la óptica de la igualdad de género”, sentenció Andrade.

 

 

Acerca del Autor

Bello Público

Más artículos de este autor.

Comparte lo que lees

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • Oh... que veo harto con los ojos abiertos Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Instagram @bellopublico