Probablemente fue la radio que definió a la juventud chilena de los años 90. Sin embargo, en su quinta reestructuración, incluso su personal sentía que la emisora ya no daba para más. “Yo siento que el público se olvidó de Rock&Pop”, confiesa hoy su ex-director, Jorge Lira, respecto a esa audiencia esquiva que, pese a todos sus intentos, nunca logró recuperar.

Por Andrea Valderrama Yevilao y Michelle Martínez Collipal

Fotografás por Andrea Valderrama

Jorge Lira (41) recibió una llamada el jueves 29 de abril del presente año. No se sorprendió; en cierta forma, la había estado esperando. Aquella venía a confirmar los rumores de pasillo que hace semanas escuchaban en los estudios de Eliodoro Yáñez: todo el equipo iba a ser desvinculado y él fue el primero.

Lira asumió la dirección de la Rocka en 2016, luego de su paso por Sonar como editor de contenidos y conductor. Pese a que no era su primera vez en la icónica estación fundada a fines del 92’, volvió con la idea de repuntar los niveles de audiencia. En 2017, la consultora internacional Ipsos posicionó a la Rock&Pop en el lugar 26 de su ranking de audiencias, con 2.1 puntos de rating, lejos de los 8.2 que marcó Radio Corazón.

Un sistema de medición que, para la ex conductora de Lolla RP, Joce Acuña (28), no funcionaba. Acuña trabajó cuatro años en Iberoamericana Radio Chile y señala que en este tipo de encuestas (vía telefónica), el target al que apuntaba la 94.1 no figuraba, ya que, usualmente no tienen teléfono fijo o simplemente no lo usan. Esto contrastaba con la actividad de su público en redes sociales, donde, según la ex conductora, la presencia de la R&P era bastante potente.

Sin embargo, para Jorge Lira esta nueva audiencia era esquiva: jóvenes entre 20 y 34 años cuyo acceso a plataformas musicales es ilimitado. Fueron tantos los intentos por entenderlos que el mismo Lira fue un par de veces a fiestas y bares para analizar lo que escuchaba el target. Se dio cuenta de cómo el reggaeton y el trap convivían junto al pop y al rock clásico en la misma playlist, y como director de una radio ajena eso estilos, la tarea de repuntar se hacía más difícil.

También intentaron hacerse parte de la contingencia. Si en 2006 habían sido una de las radios más comprometidas con la Revolución Pingüina, en 2017 participaron del debate en torno a las elecciones presidenciales. Davor Gjuranovic y Vicente García Huidobro entrevistaron ministros y diputados en Jungla RP, un programa que nació con el objetivo de ser una alternativa a las radios informativas tradicionales: “Intentábamos llevar la conversación para un lado distinto, pero todos los invitados iban preparados con lo que tenían que decir. Se ponían densos. En un momento, nos despejamos de la política y comenzamos a hablar de otros temas, ahí el programa agarró una dinámica distinta, yo creo que estaba bien encaminado, pero claro, ya era tarde”, relata Lira.

 

 

La caída del gran sonido

Aquel jueves de abril, se emitieron los últimos dos programas al aire: Jungla RP y Modo RP. El primero Joce Acuña lo recuerda como el mejor que hayan hecho nunca. De hecho, eliminó la entrevista de ese día para vivir juntos el final, aunque no supieron cómo despedirse de su público “Decidimos que no íbamos a decir ‘nos vemos el lunes’, sino, ‘que estén bien, buen fin de semana”. Agrega, con angustia, que confirmaron que todo estaba “cocinado” cuando ingresó al estudio el director ejecutivo de Iberoamericana, Ricardo Berdicheski, en medio del programa para llamar a los conductores a su oficina por separado apenas terminaran.

En cambio, a medio día, Lira pidió a los productores salir al aire. En 3 minutos y medio improvisó una despedida. “Al final de esta canción, se acaba este cuento”, comenzó a decir. “Siempre soy un agradecido de las cosas que me pasan, aunque sean malas porque generan aprendizaje y si son buenas, generan buenos recuerdos”. También confesó su intención de convencer a los jóvenes de volver a las radios y de devolverle a la 94.1 ese carácter que había perdido. Dejó a su audiencia con la canción “Where the streets have no name” de U2, un tema que, en sus propias palabras, le había servido para cerrar ciclos.

No volvieron a verse el lunes. Acuña relata que incluso algunos trabajadores intentaron averiguar por sus propios medios qué ocurrió, pero asumieron que los números los habían abandonado hace rato. “Si no pasaba ahora era a fin de año, nosotros dábamos por seguro que la radio se moría, pero la forma en la que pasó no fue la correcta”, asegura.

Los medios terminaron de lapidar a la Rock&Pop ese mismo jueves, cuando catalogaron al recambio como “el fin de una era”. Sin embargo, Lira considera que esta sentencia es un poco exagerada. Prefiere tomarse este “fin” con la sabiduría propia de quien sabe que hizo todos los intentos por cambiar el panorama. 

 

Acerca del Autor

Bello Público

Más artículos de este autor.

Comparte lo que lees

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • Oh... que veo harto con los ojos abiertos Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Instagram @bellopublico