Todas las redes sociales que usamos, todas las páginas web y apps que frecuentamos, la cantidad de llamadas que hacemos y el tiempo que pasamos frente a la pantalla, toda esa información, y mucha más, está en alguna parte, sin que nosotros tengamos idea de lo que se puede estar haciendo con ella y las consecuencias que nos puede traer.

Por José Carvajal Vega y Gloria Gutiérrez Neira

Foto por Andrea Valderrama Yevilao

Hoy Internet lo es todo. No hay algo que no encontremos ahí: noticias, gifs de perritos que enviamos, los memes que compartimos, vídeos, fotos, trabajos, eventos, etc. Por esto mismo, nuestras vidas están expuestas y es necesario no descuidar nuestra información y hacer algo al respecto.

Al estar constantemente sobreexpuestos en la Internet, nos vemos con el deber de protegernos de una u otra forma de las muchas amenazas presentes. Para eso, es importante saber cuáles son los potenciales riesgos a los que nos exponemos al ser usuarios activos de Internet.

Somos vulnerables de muchas formas en Internet y por ello protegernos es clave. Principalmente estamos expuestos a perder el acceso a nuestros equipos o cuentas por métodos de ataque como el phishing que “pesca” información personal como contraseñas o números de tarjetas a través de correos y link falsos. También podemos ser víctimas de un spyware, un malware (amenaza informática) que funciona como un programa espía que recopila y transmite a una entidad externa la información de nuestro equipo.

Nunca está de más la verificación en dos pasos, disponible en varios servicios en línea. Similar al propósito de la tercera clave del banco, entrega otra clave vía SMS o llamada que nos da un código único e irrepetible que permite el ingreso a nuestras cuentas.

 

Machismo virtual

No es sorpresa que el machismo también tenga su lugar virtual. A raíz de esto es que nos encontramos con prácticas como el acoso online, el ciberbullying, slutshamming (cuestionamiento a las mujeres según sus prácticas sexuales), envío de desnudos de forma no consentida y la publicación de fotos íntimas como algunas de las más violentas y recurrentes.

Debido a esto se han creado distintas instancias para visibilizar, denunciar y combatir estos ataques, dando alternativas y soluciones a las personas (principalmente mujeres) que se han visto expuestas.

Si estás buscando más información, puedes entrar al sitio codingrights.org y visitar su campaña #Safermanas, que consiste en una serie de gifs que promueven consejos “para evitar incidentes y reducir las vulnerabilidades de seguridad digital comunes a las mujeres cis, las personas trans, travestis y no binarias”, según su página web.

Otro sitio útil al momento de presentarse a la lucha contra el patriarcado es acoso.online, especializadas en brindar herramientas y conocimiento en casos de pornografía no consentida, guiando en aspectos legales a personas afectadas por la publicación de imágenes íntimas.

Por otro lado, la fundación datosprotegidos.org gracias al aporte de la ONG Privacy International, dio a conocer su última investigación sobre violencia machista en Internet, exponiendo la preocupante y desprotegida realidad de las víctimas de la violencia on-line con el propósito de sugerir la creación de políticas públicas que avancen en los procesos de denuncia, reparación y prevención.

En el informe se encuestó a 59 activistas, todas mujeres cis o transgénero para abordar las diferentes formas en las que la violencia machista ataca a las mujeres en el cotidiano real y virtual.

De las 59 encuestadas, todas afirman haber sufrido algún tipo de violencia en redes sociales. La forma de violencia más alta fue la violencia verbal (88,14%), seguida por el acoso y hostigamiento (66,1%) y en tercer lugar, el envío de imágenes o videos agresivamente sexuales sin que la persona afectada lo pidiera (40,68%).

También se encuentra la exposición de información falsa sobre la vida personal de las afectadas (30,51%), amenazas explícitas (22%) pérdida de redes sociales mediante hackeo (18,64%), difusión de imágenes íntimas sin consentimiento (13,56%), suplantación de identidad (11,86%), extorsión (10,17%), publicación de datos personales en sitios de internet (8,47%) y la grabación y difusión de imágenes íntimas sin consentimiento en ninguna parte de la interacción (6,78%).

A pesar de los problemas que nos encontramos en Internet, podemos utilizarla de forma segura y volverla nuestra mejor herramienta. Sin importar lo que queramos hacer en la web, ya sea seguir disfrutando nuestras redes sociales y memes o combatir el machismo en espacio digital, siguiendo pequeños consejos y resguardos será tan fácil como lavarse los dientes o subirle el volumen a tu canción favorita.

Acerca del Autor

Bello Público

Más artículos de este autor.

Comparte lo que lees

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • Oh... que veo harto con los ojos abiertos Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Instagram @bellopublico